Tímida bajada de impuestos de González

Adolfo LozanoEl Partido de la Libertad Individual (P-LIB) de la Comunidad de Madrid considera que la reducción de impuestos en anunciada por el presidente autonómico Ignacio González va en la dirección correcta. Los altos impuestos no sólo son un lastre inmenso para la actividad económica de una región sino también para su desarrollo y progreso en todos los ámbitos: social, humano, cultural. Ningún país ha salido hacia adelante subiendo impuestos, sino favoreciendo la libertad de emprender y comerciar de sus ciudadanos. Todo impuesto es una intromisión en las vidas de los ciudadanos. El P-LIB reivindica la libertad económica como premisa ética de toda acción política.

Los impuestos son un intercambio forzoso y violento, y deben reducirse al mínimo posible, sin concesiones ni cortapisas. Esto es, un impuesto tiene una naturaleza ética y jurídica muy cuestionable y, por tanto, la reducción de impuestos no es el medio para conseguir otros fines como pretende la Comunidad de Madrid cuando habla de recaudar más con esta medida. Con este argumento se pretende legitimar la  naturaleza del intervencionismo. La reducción de impuestos es, siempre y en toda circunstancia geográfica e histórica, un fin en sí misma con independencia de si ello aumenta o reduce la recaudación fiscal. Conseguir que aumente el montante total usurpado por el fisco no es un objetivo legítimo de la política impositiva. Una drástica reducción de impuestos como la propuesta por el P-LIB va precisamente en la línea de reducir paralelamente el Estado.

El P-LIB entiende discriminatorio que el gobierno de Ignacio González exima del céntimo sanitario en los combustibles sólo a los profesionales del transporte, y reivindica que se elimine el tributo para todos los demás ciudadanos y empresas de nuestra Comunidad. Es un agravio comparativo a todos los demás sectores y a los ciudadanos particulares.

Los medios de comunicación próximos al gobierno regional están vendiendo esta noticia como un gran avance para quienes creemos en las rebajas fiscales, pero el P-LIB considera excesivamente tímida la reducción. Por ejemplo, se anuncia deducciones por arrendamiento a los menores de treinta y cinco años, creando una vez más un agravio comparativo, y los liberales pedimos que se extiendan al conjunto de la población. Aunque Madrid tiene el tipo más bajo de traspasos patrimoniales, de un 6%, éste debería ser de cero. Aunque la Comunidad de Madrid sea una de las que exigen un esfuerzo fiscal muy ligeramente inferior al resto, la comparación es poco útil dada la asfixia tributaria que padecen todos los españoles.

Para Adolfo Lozano, Coordinador General del P-LIB madrileño, “la fría acogida por parte del gobierno central a este anuncio de la Comunidad de Madrid ha puesto en evidencia una vez más la falta absoluta de rumbo y de criterio del Partido Popular, un partido que navega en las aguas de lo políticamente correcto y se desvía cada día más del rumbo hacia la libertad económica”, concluyendo que “en resumen, los liberales decimos sí a las bajadas de impuestos, pero sin letra pequeña, sin contrapartida, sin cortapisas y sin dilaciones”.

Deja un comentario