Cumbre de Toronto

El Partido de la Libertad Individual (P-LIB) celebra el resultado de la Cumbre del G20 en Toronto, ya que, afortunadamente, los líderes de los veinte Estados más poderosos no se han puesto de acuerdo en casi nada. Ante este tipo de cumbres es necesario aplicar el conocido axioma de “reunión de pastores, ovjea muerta”, y actuar con el reforzada cautela. Cuando la cumbre se cierra sin acuerdos, podemos respirar con alivio hasta la siguiente.

El P-LIB apoya el objetivo de reducción a la mitad los déficits de los países del G20, publicado en la declaración final del encuentro celebrado en la capital de Ontario. Siendo un objetivo completamente insuficiente, valoramos positivamente que las reunidos hayan visto el enorme error que supone multiplicar el déficit público y que hayan decidido comprometerse en su reducción. Sin embargo, tanto éste como todos los otros acuerdos alcanzados por el G20 son completamente inoperantes, pues este organismo ha demostrado sobradamente su ineficiencia, salvo para hacer pomposas declaraciones y vanas promesas.

El P-LIB quiere mostrar su preocupación por los planes de reforma del sector financiero anunciados en la declaración final de Toronto. Insistir en las normas de Basilea, responsables en parte de la crisis financiera al permitir a los bancos no contabilizar fielmente su situación real, no es ninguna solución a la crisis, sino su profundización por la vía de los mismos errores que nos llevaron a ella.

El P-LIB denuncia la falta de transparencia y legitimidad democrática de organismos como el G8 y el G20, organismos que no cuentan con ningún respaldo democrático ni legitimidad para tomar decisiones de ningún tipo, así como el enorme dispendio y despilfarro que practican en sus fastuosas reuniones, como el lago artificial creado para el centro de prensa de Toronto (centro de prensa para una reunión de dos días). La creación de un lago artificial en el país con mayor número de lagos naturales del mundo es una significativa muestra del despilfarro que practican los líderes mundiales cuando han de reunirse para decidir, supuestamente, las medidas contra la crisis económica.

 

Deja un comentario